La escuela de Atapuerca

Portales del tiempo descubiertos en Burgos.

Cuevas de arcilla roja en donde cada verano paleontólogos y arqueólogos viajan al pasado para descubrir nuestra propia historia. El primer viaje cruzó aquel portal en 1976, un fósil con más de 2000 años fue el guía que comenzó la odisea. Los humanos entre 200 mil y 400 mil años acudían a cuevas para despedazar y comer a los animales que cazaban. Alrededor de aquél guía había una galería que actuó como una trampa del tiempo, que consiguió atrapar a animales que luego de morir, atraían a otros que también caían y morían; pero su presencia quedaría suspendida hasta que los humanos del pasado siglo descubrieron el portal. Eran cientos de cuerpos de animales y herramientas de piedra esparcidos por doquier, eran instrumentos de piedra hechos por los hombres del pasado para la caza.

Cueva mayor, es el portal principal, la tecnología necesaria para entrar al portal es tan necesaria como la preparación física para resistir el viaje a través de él. Antes de estar en contacto con el pasado, hay que recorrer medio kilómetro en la cueva y hacer un descenso abrupto de 14 metros. En 1992 investigadores se trasladaron 500 mil años atrás y descubrieron la presencia de humanos, que en aquél tiempo llegaron a ese lugar. El descubrimiento fue celebrado en grande, trajeron del viaje una prueba, el cráneo fósil antiguo mejor conservado en todo el mundo. Las principales revistas científicas en el mundo reconocieron la hazaña lograda por estos hombres y mujeres amantes de la arqueología y la paleontología. El portal descubierto, sería un gran adelanto en esta área de la ciencia y permitiría conocer, muchos de los hábitos de los humanos de la época. La arcilla presente en el lugar preservó de manera impecable la huella de aquellos que estuvieron antes que nosotros.

rupestre

Los viajes continuaron y los descubrimientos continuaron; pero en uno de esos viajes apareció algo intrigante, era un bifaz sorprendente, lo denominaron excálibur y según los expertos, pudo haber sido usado como ofrenda y eso convertiría al lugar, en el primer sitio de devoción de toda la humanidad conocida, el primer santuario humano.

Estos viajes que llevan a los humanos de hoy a conectarse con el mundo de hace medio millón de años, son una forma fantástica de mostrar de lo que es capaz el humano con el uso de tecnología. Una escalofriante revelación fue dada después de uno de esos viajes al pasado, cuando vieron los restos de un cuerpo humano y por lo que pudieron observar, había sido comido por sus semejantes en un acto de canibalismo.

Los secretos de un período poco conocido de la evolución humana van saliendo poco a poco a la luz, son revelados  por estos científicos que traen de sus viajes el conocimiento de los primeros europeos. Es la nueva especie de homínidos a los que estos viajeros de Atapuerca han bautizado como Homo-antecesor.

museo evolucion humana

La cima del elefante, otra cueva que permite un viaje al pasado de 1.200 años. Estos intrépidos investigadores, luego de varios viajes al pasado, se encontraron con humanos de un millón y cuarto de años y aunque falta mucho por conocer, la cima del elefante es un portal que tiene todavía mucho que decir sobre los primeros europeos.

Unos espectaculares y futuristas módulos de cristal conforman el Complejo de la Evolución y allí están las pruebas de los viajes en el tiempo hechos en los portales de la Sierra de Atapuerca que les he comentado, justo en el Museo de la Evolución Humana. Vale decir, que la Sierra de Atapuerca es considerada Patrimonio de la Humanidad y una referencia en todo el mundo para entender el origen y la evolución de la especie humana. No lo piensen más, hagan las maletas y disfrútenlo junto a sus hijos con los fantásticos guias de turismo en Burgos en una experiencia educativa sin igual.