Del aula al monitor

La tecnología busca facilitar múltiples aspectos de nuestra vida, entre ellos el aprendizaje.

La generación que hoy en día se está formando tiene un contacto mayor con todos los artefactos tecnológicos, ya que nacieron luego de la invención de internet, no es de extrañar que los más pequeños de la casa se sientan tan cómodos con este tipo de artefactos, es por ello que muchos expertos han evaluado la forma de ayudarlos a enfrentarse con el mundo a través de la tecnología. Una forma de hacerlo es a través de la educación, facilitando el aprendizaje a través de artefactos que permitan la integración de los más pequeños desde tempranas edades.

Aunque suene sorprendente no es nada de extrañarse, ya que el uso de la  tecnología en la educación no es algo nuevo, desde el uso de las calculadoras, impresoras, computadoras y otros artefactos que se han utilizado para realizar las diversas actividades estudiantiles tanto dentro como fuera del aula de clases. Con el paso de los años la facilidad para acceder al internet ha ido en aumento, pasó de ser exclusivo de las computadoras a estar presente en los teléfonos móviles.

estudiantes

Esto significó, por supuesto, un tema algo delicado de abordar ya que de la misma manera en que puede ayudar al proceso del aprendizaje puede perjudicarlo, puesto a que no es solo información lo que se puede encontrar en internet sino también las redes sociales. Es por ello que tanto los científicos como los maestros idean formas de usar estos avances para el aprendizaje de los estudiantes.

Algunas de las alternativas que los docentes han visto que pueden dar buenos resultados ha sido el uso del Flipped Classroom, que consiste en que los profesores graben las clases o realicen conferencias online, lo que permite que los alumnos desde sus casas tengan acceso a la información, evitando que esta se pierda en caso de estar enfermo o cualquier otra eventualidad que impida asistir a clases.

peques

Además de permitir que todos los alumnos manejen la misma información, esta propuesta permite que se aclaren las dudas directamente en la clase, evitando llevar la tarea a casa, ya que la misma es posible resolverla en las aulas, ofreciendo una atención más personalizada y permitiendo mayor interacción con los estudiantes. Por el lado de reducir costes y garantizar la educación a la mayor cantidad de personas posibles, se comenzó a manejar la opción del uso de tabletas en vez de cuadernos y libros.

En estos dispositivos se puede almacenar mayor cantidad de información y a un coste menor de lo que representa la compra constante de cuadernos, este método actualmente está en proceso de aceptación global ya que como todo lo nuevo se están analizando sus ventajas y desventajas para el proceso de aprendizaje. Por supuesto, esto no ha impedido que salgan nuevas propuestas para actualizar el proceso de enseñanza.

Entre ellos están los dispositivos Flexible Displays, estos tienen pantallas que se pueden doblar y adoptar cualquier forma, pudiéndose convertir en una mesa inteligente o un escritorio permitiendo mayor dinamismo a la hora de ver una clase.