¡Basta de deberes! O el boom antitareas

Diversos grupos alrededor del mundo abogan por suprimir esta práctica escolar

Según una investigación del científico y psicopedagogo americano Harris Cooper, a los estudiantes de secundaria le resultan beneficiosos los deberes sólo cuando no exceden las dos horas al día, en cambio, a los más pequeños no les causa tanto bien como se suele creer. Los niños en edad escolar que deben hacer tareas en casa, lejos de ayudarle con su educación, desarrollan aversión hacia su casa de estudios y hacia el aprendizaje mismo.

Un informe realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta acerca del exceso de deberes, según esta investigación, podría afectar a la salud de los infantes y están estrechamente vinculados con el estrés infantil. Otro informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), advierte algo igualmente desconcertante, las tareas escolares podrían aumentar la brecha social que existe entre alumnos ricos y pobres, algunos no poseen acceso a internet o el apoyo constante de adultos, por lo que muchas veces no logran completar lo que se les asigna.

tareas-escolares

La Unicef tampoco se queda atrás en las denuncias contra el exceso de obligaciones académicas en casa. Reza que en promedio, los niños utilizan la mayoría de su tiempo libre para realizarlos, dejando rezagadas tareas como compartir con su familia, jugar, mirar televisión o practicar algún deporte.

Es por ello que en muchos países alrededor del mundo, se ha optado por abolir completamente o en otros casos bajar la carga horaria de los controversiales deberes escolares. Bélgica es uno de los casos más famosos, donde desde el año 2001 las tareas en primaria no exceden de los 20 y 30 minutos diarios. Otras zonas que han tomado esta medida son Corea del Sur y algunos estados de EEUU como California o Finlandia, donde a pesar que siguen existiendo los deberes no pasan de los 15 minutos y están personalizados para cada niño.

Sin embargo, en naciones como Alemania, Inglaterra, China e Irlanda, se dedican más de 6 horas semanales a la realización de tareas escolares en casa y defienden esta práctica a capa y espada. A pesar de que se cree que los deberes refuerzan los conocimientos aprendidos en la escuela, los resultados anuales de la prueba PISA, sitúan a estas naciones por debajo de otras como Finlandia y Sur Corea. Esto, aunado a las investigaciones hechas con respecto al tema, han desatado un debate mundial en torno a la educación: ¿es realmente necesario atosigar a los niños con un montón de deberes semanales?

Father, son and homework

Father, son and homework

En España, Francia e Inglaterra el debate da para largo, incluso han aparecido movimientos que se autoproclaman «antitareas», que esgrimen los informes anteriores para pedir a las autoridades la abolición completa o parcial de los deberes. Estos movimientos se han extendido por toda Europa; Italia, Grecia y Rusia y Francia, en donde, desde hace unos años hay conflicto entre asociaciones que intentan suprimir los deberes del sistema educativo y otras que los defienden y argumentan que les provee de cierta autonomía a los niños y los ayuda con su vida académica.

Muchos consideran que suprimir los deberes traería más fracaso a los estudiantes, que será un debacle para el afianzamiento de la memoria, el aprendizaje e incluso el razonamiento. Para las asociaciones que defienden a las tareas, podría discutirse la carga horaria pero ¿suspenderlos? ¡Para ellos es impensable!

El debate continúa y parece que no parará en un buen tiempo. ¿Será realmente beneficioso suprimir por completo los deberes? Incluso en Finlandia, país referencia en materia de educación, siguen existiendo aunque su carga horaria sea poca. ¿Lo adecuado, entonces, sería bajar las horas diarias que los alumnos dedican a hacerlos? Es una situación que se debe reflexionar, tanto a nivel familiar como estatal y, por supuesto, considerar qué será mejor para los infantes.